Profesionales al borde de un ataque de nervios

José Blás Fernández

En estos días donde todos estamos advertidos de no salir a la calle más que lo imprescindible, la gran mayoría,  salvo excepciones contadas, están totalmente desbordados por los muchos cometidos que han ido dejando atrás y porque la vida ha continuado para otros como si nada hubiese ocurrido, pues existen muchas actividades que no han podido parar, porque entonces en vez de paralización de la sociedad en su conjunto, estaríamos anestesiados por unos pocos de meses.

Pertenezco a un colectivo de operadores jurídicos,  profesionales del derecho socio-laboral y juristas que dominamos  el derecho del trabajo como somos los Graduados Sociales y estamos en estos días colapsados en nuestros despachos, filtrando tanta información y normativa publicada en los distintos boletines oficiales, que no tenemos pulso más que para interpretar y visualizar cuanto nos llega, independientemente de asesorar a tantas empresas que “hundidas” por esta inesperada crisis sanitaria  no son capaces de mirarse al espejo, refiriéndome  a las Pymes y micro-pymes junto a los autónomos en general, ya que el panorama para ellos es tan  desolador que  no ven en el horizonte ninguna salida airosa.

 Esto está soterrando los más mínimos proyectos de una economía  y el mercado, pero para eso los Graduados Sociales nos estamos dejando la piel, para que estos pequeños empleadores sean capaces de proseguir su camino y andadura, pues sin nosotros no hubiesen sido capaces de digerir los distintos Reales Decretos Leyes del Gobierno, que apresuradamente e inseguros se han dado a conocer.

Por eso, quiero que la sociedad civil, conozca que no hemos dejado ni un solo minuto para el descanso, para nuestras familias, ya que en nuestros despachos siempre han estado,  junto a nuestros empleados, con las luces encendidas, el teléfono presto y los sistemas telemáticos en marcha para transmitir y  llevar a las distintas administraciones todo lo que se nos ha encomendado; hemos estado aguantando carros y carretas y se ha descargado sobre nosotros tanto trabajo que nunca sabrá la administración reconocer el trabajo de unos profesionales que llevan en su emblema la Justicia Social. 

Durante los años de bonanza, nos han visto de lejos y cada vez nos han encomendado más tareas, somos los pilotos del Sistema RED de la Seguridad Social y de Lexnet ante los distintos tribunales de justicia, así como de otros sistemas informáticos que se han hecho para comodidad de esas administraciones, por lo que hoy muchos desde sus casas en el teletrabajo y nosotros al pie del cañón como soldados ante esta guerra, estamos desbordados y cumpliendo con facetas y funciones que no nos corresponden en muchos casos, pero a las  empresas y a los trabajadores no hemos querido dejarlos en la cuneta.

Desde aquí, mi felicitación a este colectivo que es el mío y esperamos que al igual que nos han encomendado tareas difíciles y complejas por tener unos conocimientos sobrados en estas materias, sepan agradecer lo que hemos puesto de nuestra salud,  con el riesgo de perderla y considerando que si en España hoy puede crearse tras este periodo el empleo, es gracias a estas pequeñas células empresariales y con el asesoramiento y apoyo continuado de los Graduados Sociales, los cuales estamos “al borde de un ataque de nervios”,  por no calificarlo de otra manera.

¡Felicidades compañeros y compañeras Graduados Sociales que también nos merecemos otro gran aplauso y el cariño de quienes nos conocen

José Blas Fernández

Presidente del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Graduados Sociales
@Jblasfernandez


¡Compartir!

2 Respuestas a “Profesionales al borde de un ataque de nervios”

  1. Muy cierto, un fuerte aplauso para mi asesora y lo extiendo a todos los profesionales de este sector, gracias por vuestro trabajo incansable. 👏👏👏👏👏

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *