Se regalan subvenciones para aumentar el empleo

José Blas Fernández Sánchez

En estos días hemos acudido a una guerra de cifras donde la propia Ministra de Trabajo desconoce el número de desempleados que percibiendo la prestación o sin ella existen en España. A las preguntas de la prensa, manifestó que esa cifra no la tenía y lo que demostraba con ello es que guardaba sigilosamente el número de parados que  tras la fórmula del fijo-discontinuo se ocultaban para no aumentar ese desempleo del que somos cabecera de lista en toda Europa y no digamos en el empleo juvenil y femenino.

El Gobierno está ya en el último año de su mandato y  para evitar una caída mucho mayor del desempleo, ha aprobado  un pliego de incentivos que para este año 2023 está compuesto de hasta 20 modalidades de contratación,  con exenciones en la cuota de Seguridad Social  y anuncia que el coste para las arcas públicas en forma de ingresos por cotizaciones no recibidos rozarán  los dos mil millones de euros en este ejercicio.

Para esta galimatías de medidas urgentes han publicado el pasado día 11 de enero, el Real Decreto-ley 1/2023, amparados  todavía en la provocación que tuvo la covid-19 el pasado 11 de marzo de 2020 y para ello, ponen en marcha una serie de medidas y de fórmulas de contratación como si  con ellas el mercado laboral cambiase de rumbo y ascendiera a la cúpula de lo mas alto, cuando sabemos sobradamente que entre desempleo contabilizado y el no contabilizado de los fijos discontinuos y otros, llevamos cerca de cinco millones de parados. Este plan de recuperación  que dice que se ha comprometido con Bruselas para la llegada de Fondos Europeos,  están sujetos a la firma de contratos indefinidos por  parte de las empresas, pero estarán obligadas a mantener por ley durante 3 años como mínimo al trabajador con un contrato bonificado en plantilla e insistiendo en la no temporalidad, solamente estará bonificado aquél contrato de sustitución para los casos de maternidad y paternidad, siendo el resto contratos indefinidos que como bien sabe la Ministra, esa obligatoriedad a la hora del crecimiento del empleo no ha servido para nada en otras ocasiones, pues con quitar el contrato por obra o servicio determinado y el eventual parecía que todo iba a cambiar de rumbo y eso en absoluto ha servido más que para cambiar los nombres.

Es curioso cómo el Gobierno se dispara con medidas que no siempre tienen un efecto positivo, pues la opción que existía de contratación temporal como instrumento de fomento al empleo, solo ha servido para quitarle el apellido al contrato, pero no para la creación de puestos de trabajo.

Las empresas en nuestro país, en su gran mayoría son pymes y micropymes y son conscientes de la situación actual del mercado en su conjunto, donde el IPC se ha disparado, los precios no están contenidos y la bajada en el consumo  y en productos de necesidad está siendo alarmante, por lo que creerse que con bonificar unos contratos que obligan a mantener el puesto de trabajo 3 años, es tal vinculación para tan corta bonificación que ya se atisba que no tendrá éxito, pues aunque quieran incluir aquí conversiones de contratos temporales a contratos fijos discontinuos realizados con trabajadores del sistema especial agrario por cuenta ajena y bonificarlos con 55 euros al mes o 73 euros si el contratado es mujer,  no soluciona nada y si hablamos del incentivo a las jornadas parciales inferiores al 50% de la jornada a tiempo completo salvo en los supuestos de permisos por conciliación,  tampoco la cuantía anima al empleador a que el empleo se haga de la forma que este Real Decreto-ley determina para los  beneficiarios de dichos incentivos.

Este sistema de bonificaciones de regalar subvenciones  y de pedir decenas de requisitos para llevar a cabo una contratación no solamente cae en saco roto, sino que es tal el abanico que pretenden dar que no tiene alicientes, pues aprobar bonificaciones de nueva implantación como es bonificar con 275 euros al mes durante esos 3 años la contratación indefinida de jóvenes con baja cualificación o personas con contratos de formación práctica, cuando son socios en una cooperativa o sociedad laboral de 138 euros al mes,  es no solo ridículo, sino que se está legislando a sabiendas de que el fracaso está anunciado. Si con esto se pretende  animar a las empresas están haciendo todo lo contrario.

El Gobierno debe buscar la caña para que el pescador lance el anzuelo  en un vivero donde el empleo sea fértil, pero subvencionar por subvencionar y regalar paguitas para tener callada a una población que está parada y que vive a costa de subsidios, es arrodillar a un más al empleo en este país. Tienen que potenciar a las empresas con un conjunto de ayudas a fondo perdido y tienen que abaratar los costes de seguridad social porque tal y como está es algo inaccesible e inviable para los empleadores, porque en este país se regala una cuantía para recibir aproximadamente de ella el 40% por la vía fiscal. Ahí tenemos el ejemplo de la subida de las pensiones del 8,5%, lo cual a más de la mitad de los jubilados le ha supuesto nuevos tramos de IRPF, es decir, lo que han dado por un sitio, lo están recogiendo por otro y seguimos pensando que el jubilado que ha pagado toda su vida un impuesto de renta de trabajo personal, no debería pagar un céntimo por su pensión, pues aquí estamos discriminando a los propios pensionistas, que mientras unos no pagan nada  porque no han cotizado nada,  otros que han entregado su vida al trabajo  y han estado pagando durante decenas de años IRPF, a la hora de jubilarse les aplican tramos fiscales que son totalmente injustos, sin olvidar  que la propia prestación de incapacidad en su grado de absoluta, ni declaran las pensiones, porque están exentas de ello,   ni pagan un euro de IRPF, porque también están exentos.

Con estos mimbres,  muy pronto veremos cómo el empleo sigue cayendo y cuando sepamos  el número de fijos discontinuos que están en el paro nos vamos a sorprender mucho más de lo esperado, entendiendo que Europa se dará cuenta de este precario método para barnizar el  empleo y de una vez para siempre obligue al Gobierno a utilizar la demagogia para otras cosas,  pero nunca en las familias de los parados.

Fdo.: José Blas Fernández Sánchez.

¡Compartir!

4 Respuestas a “Se regalan subvenciones para aumentar el empleo”

  1. Tengo que decir que me encanta esta tribuna y su autor.
    Y es sencilla y llanamente porque las verdades que publica está por encima dela prensa tradicional.
    Ahora voy hablar de lo que me afecta, que es las pensiones como bien dice nuestro estimado José Blas el trato que le está dando el gobierno a los pensionistas que como yo que hemos cotizado cerca de cincuenta años, nos siguen engañando y robando lo que nos corresponde de tantos años de trabajo y sacrificio solo para contentar a los profesionales de las ayudas sociales que no cotizaron en su vida, ahora resulta que nos suben el 8,5 % pero entramos en otro tramo de irpf y a resulta de ello nos quitan hasta el aire para contentar a los millones de votantes que como digo no n dado un palo al agua y viven de las ayudas que graciosamente regalan este gobierno y penaliza a los que con nuestros esfuerzos y trabajo hemos contribuido para que España sea un país económicamente estable, y no para mantener a estómagos agradecidos profesionales del vagabundeo y votos comprados.

  2. Totalmente de acuerdo con el autor. El gobierno sigue sin enterarse y ajeno a la realidad.
    En vez de sacar todas estas subvenciones de tan difícil cumplímiento, debería hacer una rebaja generalizada en los costes sociales a las empresas y así sea atractivo contratar. Estas medidas como indica D. José Blas no ayudarán al fomento de la contratación indefinida ni tampoco paliara la parcialidad.
    Un artículo muy acertado.

  3. El gobierno no se entera que las empresas no tienen seguridad de lo que va a pasar dentro de 1 mes. Como para pensar en mantener un contrato 3 años. Una locura . Si bajarán las cotizaciones tendría mejor acogida y mayor respuesta de mantenimiento de empleo. Otro artículo que como siempre da en centro de la diana y con claridad. Enhorabuena D. José.

  4. Tener a una población a base de subsidio y subvenciones es comprar votos y vivir de esos estómagos agradecidos, pero claro hoy ni eso se lo creen las empresas y nadie mete en plantilla a un trabajador por tres años cuando la situación económica es catastrófica . Para engañar y robar esta Sierra Morena con los bandoleros en plantilla, algo similar a hoy pero en coches oficiales y el Falcon para viajar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *