LA FORMACIÓN PROFESIONAL RESURGE

En estos últimos años estamos comprobando cómo la Formación Profesional (en adelante FP), está aumentando progresivamente en el número de alumnos y se comprueba cómo posee más líneas de actuación en sus estudios, es decir, que quien termina la ESO, están optando  a una FP que en años precedentes no tenía esa vocación para la que fue creada y muchas veces era utilizada como trampolín para un fin que no era el suyo, pero sin embargo están llegando más alumnos con el bachillerato ya realizado y se nota que ante  las perspectivas del mercado laboral, los jóvenes tienden a la FP como una salida laboral,  muchas veces más segura que cualquier otra disciplina universitaria.

         La titulitis en España siempre ha sido  como una meta a seguir que imprimía carácter a quienes obtenían  un título universitario. Es más, en tiempos de la licenciatura parecía que quien la obtenía ya poseía una  tarjeta de visita de mayor rango que otras y aquí me quiero parar entre la distinción, a veces peyorativa, que existía entre la Diplomatura y la Licenciatura, pues quien obtenía la segunda rellenaba mejor su curriculum para oposiciones y esperanza de trabajo por el mero hecho de que eran estudios superiores, cosa que hoy con el grado,  la jerarquía de titulaciones se ha quedado en la misma línea aun cuando las profesiones sean distintas, ya que Europa ha sabido intervenir adecuadamente  y  las universidades  han tenido que matizar que la igualdad académica, salvo medicina y arquitectura, existe.

         Tal vez, aprovechando que la titulitis no da mejores puestos de trabajo y que los jóvenes no se colocan en las empresas por tener un título universitario, la FP está ocupando la verdadera necesidad de especialistas y está abarcando  la necesaria  idiosincrasia  que tiene una empresa e, inclusive quienes la cursan están obteniendo mejores resultados de lo que se esperaba, pues ya existen encuestas en el sentido de comprobarse que el desempleo afecta hasta seis veces menos a los jóvenes de FP que a otros, lo que en resumidas cuentas, el empleo juvenil puede estar resurgiendo  con mejores perspectivas a través de la FP.

         En estos momentos estamos asistiendo a un Proyecto de Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional, el cual fue presentado en el pasado Consejo de Ministros del 15 de Junio y  en palabras de la Ministra de Educación, manifiesta que la formación profesional es “la palanca que ayuda a hacer realidad” la transformación de España y que, por tanto, mejorará la educación de los jóvenes y de todos en general.

         Dicho esto, siempre cada Gobierno que sale del Parlamento menciona con preocupación el empleo juvenil y siempre  busca soluciones para que los jóvenes opten por una FP que les dé una ocupación efectiva, repartiendo de una forma y manera  no equitativa millones en becas para la FP que por sus cuantías han sido utilizadas  con unos fines, más bien mercantilistas que de formación y lo que se ha repartido en este apartado presupuestario   no se ha reflejado nunca  en  un resultado final. Es decir, han existido más becas y becarios que titulaciones de FP efectivas, lo que ha puesto de manifiesto que se ha ido más por la cantidad que por la calidad, pero no cabe duda que  al poner en la FP ciclos de los grados C y D, lo cual tendrá carácter dual, es decir, incluirá un periodo de formación en empresas y se dividirá en dos tipos que se  llamará FP general y FP intensiva,   hace que quien  en la empresa se forme entre el 25 y 35% de la total formación saldrá más beneficiado.

         Hoy, según datos del Ministerio, en España solamente el 12% de los estudiantes son de FP  frente al 25% en la OCDE y el 29% en la Unión Europea, por lo que si tenemos en cuenta que en el año 2025 el 50% de los trabajos requerirán un nivel medio de cualificación de técnicos de FP, no alcanzamos esa cota que se atisba para dicho año, lo que pone de manifiesto que tenemos que potenciar la FP de una manera importante y no conocemos todavía que ese  Proyecto  de Ley que está en el Parlamento sea la solución para ello, porque los estudios deben estar potenciados no solo por la vocación de quien lo hace,  sino dotando al profesorado de una autoridad suficiente y no como ahora que  se encuentran indefensos tanto moral como de manera docente, pues a estos que imparten las disciplinas de la FP no les faculta la Ley para poseer la suficiente autoridad moral sobre los alumnos y, por tanto, carecen del atractivo del docente que no es otro que imprimir carácter a las disciplinas que imparten  y tener autoridad para poder repartir criterios vinculantes entre el alumnado, pero ir cada uno por un sitio como ocurre ahora es tener la “casa” alborotada  y  no ser corresponsable entre los dos elementos esenciales de los estudios de FP, quienes son por un lado el profesorado y por otro el alumnado, pero con un respeto, autoridad y carácter que haga de esos estudios unas disciplinas  insustituibles para el ejercicio laboral posterior  de quienes las cursan. Con todo ello, la FP estará imprimida de un barniz especial que no tendrá que envidiar nada a la titulitis  y no será ni peyorativa ni menor, será lo que debe ser y existe hoy en Europa, una FP competitiva, atractiva y llena de un horizonte laboral próspero.

Fdo.: José Blas Fernández Sánchez.

¡Compartir!

5 Respuestas a “LA FORMACIÓN PROFESIONAL RESURGE”

  1. Me parece muy interesante que se reflexione sobre el papel de la FP en la formación de nuestros jóvenes. Lejos de esa titulitis, como usted expresa, es básico apostar por una formación hacia el empleo cada día más realista. Esa autoridad y autonomía del profesorado es algo que se están cargando los distintos gobiernos cuando legislan. Ojalá Don José Blas su buen criterio sea escuchado para bien de la comunidad educativa.

  2. Desconocía cuánto hay sobre la FP, es cierto que antes eran estudios para personas no muy preparadas en estudios y hacer FP era menos importante, pero hoy observo que está resurgiendo y me gusta este artículo tan bien estructurado. Ojalá los jóvenes encuentren trabajo con estudiar FP como parece ser.

  3. Buen artículo. Conozco a gente que después de estudiar una carrera han hecho un módulo de FP y han encontrado más fácilmente un trabajo porque además hay convenios con empresas para hacer prácticas y es mucho más fácil que se queden después trabajando. Por desgracia cada vez es más difícil encontrar a mecánicos, electricistas, soldadores, etc. Un acierto este artículo.

  4. En los institutos alemanes, cuando los estudiantes tienen entre 13 y 15 años, se les informa de que la Universidad no es la única opción. Una serie de profesores formados en FP Dual y con presencia en todos los centros les cuentan que con ese programa podrán cobrar unos 800 euros al mes mientras estudian y que el 68% de ellos conseguirá un contrato una vez finalizada la formación. Este es el camino. Está inventado y funcio a solo tenemos que importarlo.
    Como siempre excelente elección sobre el tema del autor.

  5. Desde luego estoy conforme y comparto cuanto dice, mi hijo ha escogido la FP y creo que tendrá mas suerte a la hora de buscar un trabajo, pues tanto título de universidades y mas privadas, no sirven mas que para sacarnos el dinero y luego los aprobados se dan como churros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *