Semana de Europa: los líderes enfrentan decisiones difíciles en medio de la segunda ola de COVID-19

Durante la semana pasada, los líderes europeos aprobaron medidas más estrictas en medio de una segunda ola de COVID-19 que está evolucionando rápidamente en varios países.

Las cifras de infecciones diarias han alcanzado niveles nunca vistos desde el apogeo de la crisis en la primavera y los hospitales se enfrentan a un número creciente de pacientes en cuidados intensivos.

Varios líderes europeos anunciaron nuevas restricciones a sus poblaciones, incluido un cierre parcial en los Países Bajos, un toque de queda en Francia y un cierre parcial en la República Checa.

«Tendremos un bloqueo parcial. Para controlar el virus, el número de contactos sociales y viajes debe reducirse drásticamente», dijo el primer ministro holandés Mark Rutte.

El presidente francés Emmanuel Macron enfatizó la importancia de reducir los «contactos privados» en defensa de la emisión de un toque de queda en nueve áreas metropolitanas.

«En esta fase decisiva y crítica de Otoño, es muy, muy importante que todos sigan el juego», dijo la canciller alemana Angela Merkel al anunciar nuevas restricciones.

Los líderes están ansiosos por evitar bloqueos totales dadas las duras consecuencias económicas.

Mientras tanto, la pandemia sigue afectando la vida política. Dos líderes de la UE tuvieron que abandonar la cumbre temprano después de estar en contacto con alguien que había dado positivo.

Se pospone la cumbre UE-Unión Africana incluso cuando a África le va mejor con el virus

Mientras tanto, la cumbre UE-Unión Africana se pospuso desde finales de octubre debido a la pandemia. Pero las conclusiones de la cumbre reafirmaron el compromiso de la UE con su asociación con África.

El grupo socialista en el Parlamento Europeo, mientras tanto, siguió adelante con su Semana de la Asociación UE-África.

El bloque tiene como objetivo que África se convierta en un socio igualitario en términos de comercio y valores comunes.

Se produce cuando a muchos países africanos les va mucho mejor en términos de la pandemia mundial.

El Dr. Ngoy Nsenga, director del programa de respuesta a emergencias en la Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud para África, se unió a nosotros desde Brazzaville esta semana para hablar sobre la situación en los países africanos.

Los 47 países se han visto afectados, esta semana, el Dr. Nsenga dijo que contaban 1,2 millones de personas afectadas en la región.

«Tenemos lo que llamamos los diez primeros, entre ellos Sudáfrica. Sudáfrica ha notificado el mayor número de casos en nuestra región y, como últimamente, ha informado de hasta el 60% de los casos en un a diario. Pero también tenemos a Argelia, Etiopía y Kenia entre ellos «.

Al comienzo de la pandemia, los expertos imaginaron millones de muertes e infecciones graves y el colapso de los ya inestables sistemas de atención médica. Sin embargo, medio año después, este escenario no se ha materializado.

Entonces, ¿por qué el virus no ha afectado a África con tanta fuerza como se esperaba?

«Todos, incluidos nosotros, estábamos muy preocupados al comienzo de la pandemia», admite el Dr. Nsenga.

Piensa que, como cualquier otro brote, hay muchos factores que contribuyeron a ello. Muchos países africanos tomaron la decisión en el momento adecuado según Nsenga.

«La mayoría de ellos tomó las medidas preventivas y las medidas sociales cuando ni siquiera tenían casos, todavía. Algunos tomaron la decisión cuando tenían pocos casos».

¡Compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *