Crisis migratoria en Canarias por desbordamiento en centros

 

Migrant crisis in the Canary Islands as detention facilities spill over

Más de 200 migrantes irregulares fueron liberados de las superpobladas instalaciones de la Cruz Roja a las calles sin ningún lugar adonde ir

Este año ha experimentado un aumento espectacular en el número de migrantes irregulares que intentan llegar al territorio de la UE a través de las Islas Canarias haciendo peligrosos viajes por el Atlántico desde África occidental, y la crisis migratoria ha alcanzado un punto de ebullición en las islas esta semana como la última La ola de pequeñas embarcaciones que llegan ha provocado que simplemente no haya suficiente espacio para albergar a los migrantes.

A finales de octubre se sabía que al menos 400 migrantes habían muerto mientras intentaban navegar a Canarias, pero esta semana la atención de los medios españoles se ha centrado en los problemas causados ​​por la cantidad de personas haciendo el cruce con éxito. El 15 de noviembre el número de llegadas no autorizadas a las islas este año había llegado a 16.760, once veces más que en el período equivalente el año pasado y considerablemente superior al total de las otras costas mediterráneas de España.

Durante la primera quincena de este mes los migrantes habían venido llegando a una tasa promedio de 356 por día, y el total del mes comprendido entre el 15 de octubre y el 15 de noviembre fue superior al total de los primeros nueve meses y medio de el año. Como consecuencia de esta afluencia de migrantes no autorizados, y con las cifras aumentando aún más durante el fin de semana, parece que las instalaciones de los centros de detención sobrecargados alcanzaron el punto de ruptura en el centro de detención temporal de Cruz Roja en el muelle de Arguineguín en Gran Canaria, que fue diseñado para albergar a poco más de 400 personas.

Desbordamiento en centros

En las últimas semanas Arguineguín ha estado actuando como hogar temporal para más de 2.000 migrantes económicos irregulares, muchos de ellos hombres jóvenes en busca de trabajo, hacinados en un área diminuta con alimentos básicos, saneamiento inadecuado y apenas espacio para estirar las piernas. Los vecinos eran conscientes de la gravedad de la situación ya que el número de personas en el muelle superaba la población oficial, pero no quedó claro para el resto de España hasta la policía, en lo que ahora ha sido calificado como un “error” por el Ministerio del Interior liberó a 227 migrantes sin que se les hubiera proporcionado alojamiento alternativo, dejándolos efectivamente libres para vagar por las calles. Los agentes involucrados razonaron que habían transcurrido las 72 horas permitidas para detener a las personas sin que se emitiera un cargo y que las condiciones de hacinamiento constituían un peligro para la salud.

Migrant crisis in the Canary Islands as detention facilities spill over

El Ayuntamiento de Mogán se horrorizó y emitió un comunicado en el que decía que la Policía Nacional había abierto los accesos del puerto para dejarlos sueltos por las calles del pueblo sin ningún tipo de vigilancia ni adónde ir. La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, contrató tres autobuses hasta la Plaza de la Feria, zona cercana a la propia Delegación del Gobierno, diversas organizaciones de voluntariado y el Consulado de Marruecos. También proporcionó un traductor para que los migrantes entendieran lo que estaba pasando.

“Tuvimos que abordar la situación porque no podemos tener a toda esta gente deambulando por el municipio o Gran Canaria sin medios”, dijo la alcaldesa: “Estas personas tienen derecho a un alojamiento digno”, dijo.

Apresuradamente se encontró espacio para 139 de los que fueron “desalojados” de Arguineguín en un complejo de bungalows turísticos a pocos kilómetros de Maspalomas, pero los propietarios de los apartamentos y los representantes turísticos están expresando su preocupación por la situación: otros alojamientos turísticos han ya se ha puesto en servicio con el mismo propósito, y los propietarios están ansiosos por mantener las habitaciones libres ya que esperan salvar algo de la temporada turística de invierno, aunque también están preocupados por las implicaciones humanitarias de la situación.

Ángel Víctor Torres, presidente del gobierno regional, ha negado tener conocimiento de quién dio la orden de permitir la salida de los migrantes de Arguineguín y solicitó que al menos parte de la carga sea aligerada por el transporte de migrantes a otras regiones de España, pero a aquellos que querían navegar a Huelva en la península española se les ha negado el permiso para viajar debido a que no tienen documentación oficial: nuevamente se encontró una solución rápida para su difícil situación cuando la Cruz Roja los reubicó en un hotel en el sur de Tenerife. ya que se les permite viajar de isla en isla.

Migrant crisis in the Canary Islands as detention facilities spill over

Sin embargo, los migrantes no pueden salir de las islas por sus propios medios ya que todas las compañías de transbordadores han dicho que no llevarán a nadie a la España peninsular que no tenga un pasaporte válido. Esta noche, al menos 20 migrantes (principalmente argelinos y marroquíes, que son migrantes económicos, no refugiados) duermen a la intemperie junto al puerto de ferris y se niegan a trasladarse a otro lugar, protestando porque quieren ir a España, aunque no tienen ningún derecho legal a hacerlo. entonces.

Otras dificultades están provocadas por el hecho de que ninguna otra región está interesada en acoger a los inmigrantes, y el Gobierno de Canarias ha pedido a otras zonas de España que les ayuden a reubicar a los inmigrantes.

En este contexto, y de cara al futuro, el Sr. Torres ha pedido a la UE que defina el “modelo migratorio” que espera lograr a largo plazo, mientras que, entre tanto, exige medidas más estrictas para hacer frente a lo que se ha desarrollado. este año de un problema a una crisis humanitaria en toda regla. Entre los pasos que espera se encuentran una mayor vigilancia por parte de los guardacostas y otras autoridades, el apoyo a los países de origen de los migrantes y la provisión de instalaciones más adecuadas para quienes sí logran llegar a Canarias, así como más ayuda en Traslado de los migrantes de las islas.

El mandatario regional se mostró optimista de que se pueda decidir una acción inmediata este viernes, cuando el ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska, viaje a Marruecos para reunirse con su homólogo del país norteafricano.

Sor Torres también señala que Canarias ya proporciona un hogar a más de 2.000 menores que han viajado a las islas sin la compañía de un adulto, y que el proceso de deportación de otros migrantes se ha complicado por la pandemia de Covid. Pero en la raíz de sus llamados a la acción urgente está la naturaleza remota y económicamente frágil de Canarias, lo que significa que simplemente no es posible acoger a tanta gente y albergarlos.

Esta actitud salió a relucir el martes en Las Palmas de Gran Canaria, cuando la mayoría de los migrantes liberados fueron trasladados de Arguineguín a la Plaza de La Feria de la capital insular: si bien es cierto que unas pocas personas Los insultaban en las calles, muchos más mostraron su apoyo y preocupación ofreciéndoles comida y agua.

Si bien este gesto muestra la genuina simpatía que sienten los pobladores por la situación en la que se encuentran los migrantes (recientemente se han producido al menos dos protestas en la localidad de Mogán contra las condiciones en las que viven los migrantes), El sentimiento en Canarias es que no debería ser necesario y que las advertencias que han sido repetidas a lo largo de 2020 por parte del gobierno regional y grupos como Human Rights Watch han sido ignoradas en gran medida. Desde marzo, la Cruz Roja y otras organizaciones no solo han estado ofreciendo primeros auxilios y sustento al creciente número de migrantes, sino que también se han asegurado de que se realicen las pruebas de Covid-19, y ha habido numerosos informes de recién llegados que gastan hasta 24 horas sentados en el muelle de Arguineguín antes de recibir algún tipo de atención debido a que los recursos disponibles están totalmente desbordados.

Migrant crisis in the Canary Islands as detention facilities spill over

Se informa que más de 70 personas que se encuentran actualmente en los muelles bajo el cuidado de Cruz Roja están en cuarentena después de dar positivo por Covid-19.

La mayoría de la ola reciente de inmigrantes irregulares procede de Argelia y Marruecos, y son hombres jóvenes en busca de trabajo, por lo que la UE los denomina inmigrantes irregulares y inmigrantes económicos, no refugiados.

Ninguno de los dos países es miembro de la UE, por lo que aunque los nacionales de ambos países pueden entrar legalmente a España con un pasaporte válido, no se les permite cruzar la frontera sin documentación válida.

Como España es miembro de la UE, tiene que seguir las directrices de la UE sobre migración y no puede «enviar a los migrantes de regreso» sin pasar por un proceso de repatriación que ha sido imposible de implementar debido a la covidumbre.

En los últimos meses, la mayoría de los inmigrantes que han llegado a la península española simplemente han sido liberados para continuar su viaje, que lleva a algunos a Francia o Bélgica, mientras que otros se unen a la multitud de inmigrantes que intentan llegar al Reino Unido. . A estos «sin papeles» no se les permite trabajar legalmente en España, situación que abre a muchos a la explotación ya que se ven obligados a trabajar «ilegalmente bajo el radar» si se quedan en España.

El gobierno español no puede legalizar a estos migrantes irregulares y permitirles trabajar sin alentar potencialmente a cientos de miles de personas más en busca de una vida mejor que intentarían ingresar a España debido a la actual situación económica en Marruecos y Argelia.

¡Compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *